20 dic. 2015

Monólogos en verde



Los alumnos de 3º A se han preocupado de lo importante que es la naturaleza y le han dado vida al tan relegado bolígrafo verde. Dejémonos llevar por sus opiniones llenas de enseñanza y positividad.

[Foi a profesora Francisca a que recolleu os textos a e a que introduce a entrada; en breve publicará neste blog directamente :)]

DESTINTÁNDOSE

La mayoría de las personas que utilizan bolígrafos en su día a día lo hacen siempre con los mismos colores, sabiendo que hay muchísimos más que pueden utilizar. Digo esto yo, el que está gastando su preciosa y escasa tinta, solo para que un incomprendido como tú pueda entender por lo que estoy pasando.
Me ponen muy nervioso las personas que sólo utilizan los bolígrafos de color azul, negro y rojo. ¿No saben que hay más en este planeta? No sé si os estáis dando cuenta, pero aprieto más porque estoy muy nervioso y enfadado. ¡HASTA ESTOY SEGURO DE QUE HE COMETIDO ALGUNA FALTA! ¿O NO?

Mario González 3ºA ESO


MEMORIAS DE UN BOLÍGRAFO VERDE

Hoy quiero hablar sobre mí. Sí, hoy deseo hablar de un bolígrafo verde, ése que siempre está en el fondo del estuche acomplejado del azul o del negro. Creo que es hora de cambiar esa idea.
Yo soy distinto al resto, doy alegría, color y luminosidad pero la gente desgraciadamente no lo sabe apreciar. Mis compañeros, el resto de bolígrafos, me dicen que sólo sirvo para poner la fecha o corregir los fallos que comete la gente. Todo esto se debe a los profesores, esas personas que son admiradores del azul y del negro -por no hablar del rojo- y que vetan a los estudiantes escribir conmigo.
Como ves, tengo bastantes motivos para estar triste, desanimado. Pero nada de esto me hace perder la ilusión y mi orgullo de ser como soy, especial.


Natalia Pérez, 3º A ESO

LA FELICIDAD DE SER VERDE

Desde que tengo uso de razón, soy un bolígrafo verde. Puedes pensar que tengo una vida aburrida, pero no, tengo una vida muy longeva. Llevo más de dos años con mi dueña y no hago mucho ejercicio. Sólo salgo del estuche para poner la fecha y para corregir, no como mi compañero azul que, día tras día, llega agotado y su vida no dura más de dos meses.
Mi color simboliza todo lo bueno y estoy muy orgulloso de ello. Una persona siempre es más feliz con los semáforos en verde, con la hierba verde y comiendo en verde. Con mi color uno se siente más ecológico.
No me imagino una vida más feliz.

Mariña Neira  3º A ESO

MI VIDA, MI TINTA

Me pasé la vida encerrado en aquel estuche de diversos colores, observando cómo cogían, gastaban, herían y devolvían a mis compañeros. Yo era el único que sobrevivía en aquella masacre y, hoy, el único que llega a vivir para contarlo. Siempre pensé que me encantaría vivir esa guerra, ver cómo te hieren, saber qué se siente cuando te utilizan.
Y me llegó ese día. El humano posó sus dedos sobre mí y empezó a escribir palabras conmigo. Y la verdad es que no era tan terrible como pensaba, pero sentía que me iba muriendo lentamente, que se me iba acabando mi tinta. Pasaron días y no me volvió a utilizar nunca más. Llegué a pensar que me odiaba y que tal vez no escribía como el humano quería, tal vez no le era de su agrado.
¿Hice algo mal? No lo sabía, pues nunca más pude sentir sus dedos. Permanecía en ese estuche durante décadas, continuaba con vida, veía cómo las generaciones del rojo, azul y negro pasaban. Yo les vi nacer, madurar y morir y quería tener mi generación, quería volver a ser querido de nuevo. Solo deseaba que me amaran, daba igual mi color, forma o punta.
Realmente soy como todos los demás, no merezco ser discriminado por ser diferente. ¿O es que no todos somos iguales?

Paula Grangel, 3º A ESO

Que viva o verde !!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario