19 dic. 2012

Con Marco Polo, en tarde de martes

Estreamos un novo uso da nosa biblioteca: xantar con bocatas mentres visionamos unha peli. Era un filme antigo -de 1938- en branco e negro sobre As aventuras de Marco Polo. Comentamos os decorados da época, os actores (Gary Cooper, de actor principal), etc.
Aprendimos cousas como que os espaguetis e os fogos artificiais foron traídos da China por Marco Polo, e, sobre todo, pasamos un anaco agradable, tanto profes (todo un éxito a este nivel...) como rapaces e rapazas (ben, pero aspiramos a mellorar en cantidade... que non cualidade).
Para quen sigades co libro, pensade que a trama da película sería anterior ao que acontece en O segredo de Marco Polo, ficcionado por Francisco Castro.
Bo Nadal, e bo ano novo a tod@s...  Toca xa desconectar para volver con renovadas forzas e novos proxectos.




10 dic. 2012

Gañadoras terroríficas (nivel 2)

E  temos gañadoras (en plural) de entre os maiores do instituto.
  • Nivel 2:  ANDREA BARROS BÓLICO, de 4º ESO A
  • E  mención especial para: Lía Domínguez Fernández, tamén de 4º A.
 Foi difícil a decisión, pois había moitos bos textos para elixir. Aquí tendes os seleccionados: 

En primeiro lugar o de Andrea: 

¡Medianoche! Escuché aullidos de una bestia. Facciones grotescas y cuerpos deformados bailaban a la luz de la luna. Uno de ellos tenía las garras manchadas de sangre.
Los campesinos, con amas improvisadas ¡me perseguían! No lo entendía, aquella multitud enfurecida quería matarme, ¿por qué?
Corrí tan rápido como me lo permitió el cuerpo, entonces caí. Caí a las orillas del lago donde vi mi reflejo. ¡El reflejo de una bestia! Me di cuenta, ero yo quien aullaba a la luna.
consciente de mi ser, nadé hasta el centro del lago para desparecer entre las aguas. 

E agora o de Lía: 

A medianoche, escuché unos aullidos, no era nada raro, tal día como hoy, el día de mi fin.
Se notaba el frío en el ambiente, la cruel luna mirándome violentamente... Él estaba a punto de llegar, el dueño de mis pesadillas. Era la noche acordada.... Dieron las doce, estaba arropada en mi cama con el cuchillo de mi difunta madre como único modo de defensa. Escuchaba las puertas del piso inferior abatirse. ¡Apareció de repente a través de la pared! 
Sudor frío recorría mi frente, me quedé paralizada. Poco a poco arrancaba la piel de mis piernas... 
Todo sucedió como en mis sueños, solo que esta vez era real. La muerte me vino a buscar.

Quedamos aterrorizados, realmente...

Gañadoras terroríficas (nivel 1)

Xa temos gañadoras!! do I Concurso de microrrelatos de terror. 

  • No nivel 1: SANDRA RODRÍGUEZ VILARELLE,  de 2º ESO B
Aquí tedes o relato de Sandra:

A MEDIANOCHE

A medianoche escuché unos aullidos. En un principio, no les presté ni la menor atención, parecían tan lejanos... y además el fuerte viento que azotaba la zona nos agasajaba con múltiples sonidos, que en la profundidad de aquella oscura noche podían dar rienda suelta a la imaginación y claramente confundirme.
Mientras tanto, Andrea dormitaba al ladito de la acogedora chimenea de piedra de la vieja cabaña, donde solíamos pasar algunos fines de semana de invierno, para olvidarnos un poco del estresante día a día de la ciudad.
La cabaña estaba rodeada de un frondoso y hermoso bosque que invitaba, casi obstinadamente, al descanso y al deleite.
¡Todo parecía estar tan lejos!
De nuevo, como salidos de la nada, volvía a escuchar los mismos aullidos, pero esta vez muy cercanos, y como un desgarro en la noche. Andrea se incorporó rápidamente de la mecedora, con la cara desencajada y como pidiéndome una explicación. Yo me dirigí, con premura, hacia la puerta y pasé la llave, luego, mientras trataba de recuperar la serenidad cerré las contraventanas. Fueron unos instantes de unas inmensa confusión.
- ¿Te has dado cuenta, Carmen? - dijo Andrea.
- ¿De qué?- respondí con un sobresalto.
- ¿No has percibido como el viento ha desaparecido repentinamente?
En efecto, de pronto se hizo un silencio sepulcral que parecía algo terrible, cuando de pronto, un fortísimo golpe contra la puerta, que hizo temblar la cabaña, acompasado por esos espeluznantes aullidos, encogieron nuestros corazones, para pasar de nuevo al más inquietante de los silencios. Hace ya un año de estos acontecimientos y aún hoy nos preguntamos qué diablos fue aquello.

Por certo, entre os relatos, atopamos esta ilustración de Luis Sánchez Rouco (1º ESO), que tampouco lle vai mal ao de Sandra: